Educación subversiva

Deja un comentario

Esta es una charla dictada por el Ministro de Educación Pública de Costra Rica, Leonardo Garnier en el espacio TEDxPura VidaED. En ella habla de los esfuerzos que está haciendo el Ministerio para reformar la educación costarricense y convertirla en un modelo educativo que rompa esquemas y formas tradicionales de enseñar. El objetivo final, según el Ministro, es formar a un estudiante que “se construya a sí mismo”.

El video fue compartido por el Prof. Raúl Botero.

 

 

Cómo usan la información los estudiantes universitarios

Deja un comentario

En este artículo, tomado de la Revista Iberoamericana de Educación, se analizan aspectos muy importantes de cómo los estudiantes “nativos digitales” utilizan la información de diversas fuentes (impresas y digitales). Entre los puntos sobresalientes, y que la Universidad debe tener muy presentes para reflexionar acerca de la forma en que se están formando sus estudiantes en el uso de información, se encuentran:

  1. Se sobrevalora las habilidades de los “nativos digitales” para desenvolverse en Internet. Ellos mismos sobrevaloran sus habilidades.
  2. Hay una superficialidad evidente en los criterios para evaluar la información, tanto impresa como digital.
  3. El acceso inmediato ha cambiado las percepciones de los jóvenes sobre el proceso de investigación.
  4. Se analizan tres perfiles de usuarios de información: recolectores, verificadores y reflexivos.
  5. En la competencia informacional es fundamental hacer juicios adecuados, más que el uso de técnicas eficientes de búsqueda de información.
  6. Las diferencias entre los estudiantes “nativos digitales” y los profesores “inmigrantes digitales”, frustran a los primeros por la exigencia del uso de formas de investigar y usar información contrarias a aquellas con las que han crecido.
  7. La necesidad de integrar la competencia informacional en el currículo universitario.
  8. Los profesores deben superar la utilización instrumental de las TIC y de Internet.

Hay interrogantes que es importante responder. Esto incluye una formación mucho más amplia e integral que la que se ha venido dando hasta el momento, que abarca más que todo el uso de intrumentos y técnicas eficaces para hallar información, y donde ha estado ausente la enseñanza reflexiva y elementos de juicio para evaluarla.

Lea aquí el ertículo completo:

Dimensiones socioculturales de la competencia informacional en estudiantes universitarios: creencias, cultura académica y experiencias vitales

Sobre el plagio…

Deja un comentario

Este es un entretenido y aleccionador vídeo sobre el plagio. 

La búsqueda de bibliografía para investigadores en Educación

Deja un comentario

Un equipo de investigadores españoles ha publicado recientemente “Fuentes de información bibliográfica a través de Internet para investigadores en educación”, un volumen que recoge claves para documentarse y gestionar información obtenida a través de la red. Un manual de referencia para sacar más partido a lo que internet puede proporcionarnos.

El libro ha sido elaborado por Jaume Sureda, Rubén Comas, Miquel F. Oliver, y Rosa M. Guerrero y lo editan la Red de Bases de Datos de Información Educativa (REDINED); el Instituto de Formación del Profesorado, Investigación e Innovación Educativa (IFIIE) del Ministerio de Educación; la Dirección General de Innovación y Formación del Profesorado de la Consejería de Educación y Cultura del gobierno de les Illes Balears; y el grupo de investigación “Educación y ciudadanía” del Departamento de Pedagogía Aplicada y Psicología de la Educación de la Universitat de les Illes Balears.

Los autores parten de la premisa de que en una era de sobreabundancia de información lo importante no es disponer de gran cantidad de datos, sino de localizarlos y seleccionarlos correctamente, así como tratarlosde forma normalizada para que el resultado final sea lo más completo y riguroso posible.

La obra trata de proporcionar al investigador del ámbito educativo respuestas a sus preguntas y procedimientos y herramientas útiles para completar un buen trabajo. Partiendo de tres preguntas fundamentales (¿qué buscar?, ¿dónde buscar? y ¿cómo buscar?) que suponen la introducción al ámbito, los autores hacen un recorrido exhaustivo por la localización y gestión documental, el empleo de material procedente de tesis, las bases de datos temáticas y bibliográficas, los repositorios científicos e institucionales, las revistas especializadas, y los catálogos de bibliotecas y librerías.

También dedican un capítulo a la localización de información a través de buscadores y directorios online, con paradas en instrumentos genuinamente “internautas”, como los blogs y los artículos de Wikipedia. Asimismo, los sistemas de actualización, tanto en su vertiente gratuita como de pago, reciben atención en la parte final de la obra.

La obra está disponible para su descarga y visualización en el sitio web de REDINED, a través del que se puede acceder a otras publicaciones de temática similar.

Fuente: REDINED

Consultar el libro Fuentes de información bibliográfica a través de Internet para investigadores en educación

Extensión bibliotecaria en la EARTH

Deja un comentario

Jugando con los niños

Jugando con los niños

Uno de los programas más interesantes y motivadores que mantiene la Biblioteca d ela EARTH, es el de Biblioteca Comunitaria. Desde hace varios años, por medio de esta actividad, se ha llevado información y conocimiento a niños y niñas de escuelas rurales y de escasos recursos de la región

Explicando la importancia de la lectura

Explicando la importancia de la lectura

Atlántica de Costa Rica. Se trata de escuelas que no tienen acceso a una biblioteca ni a nungún otro medio para acceder a materiales que complementen y amplíen su proceso de aprendizaje. El material se entrega a una escuela y se mantiene en ella por cerca de dos o tres meses, durante los cuales los maestros se encargan de divulgar y promover su uso.

En el momento de hacer la entrega, funcionarios e la Biblioteca realizan actividades con los niños, donde se les explica el valor de los libros y la importancia que tiene aprender hoy en día. Esas actividades incluyen lectura de cuentos, juegos y dinámicas, y videos, entre otros.

En el programa se involucran todos los funcionarios de la Biblioteca, lo que enriquece en gran medida el compromiso con este programa.

Anita 045 (1)

Aprendiendo mediante el juego

Las fotografías que se presentan en esta nota, corresponden a la visita realizada a la Escuela de Africa, una comunidad cercana a la Universidad.

Dougiamas, creador de Moodle: “Internet cambia cómo se educa”

Deja un comentario

La plataforma de enseñanza virtual creada en 2002 por este informático australiano es empleada por más de dos millones de profesores de 200 países para comunicarse con sus alumnos

MERCÈ MOLIST

Martin Dougiamas, creador de Moodle

Martin Dougiamas, creador de Moodle

Martin Dougiamas es un viejo habitante de la Red. En 2002, este australiano que hoy tiene 39 años creó una plataforma de enseñanza virtual hecha con software libre y la llamó Moodle. Hoy la usan para automatizar sus tareas y comunicarse con los alumnos más de dos millones de profesores en 200 países. Dougiamas participó recientemente en la Conferencia Moodle de Citilab de Cornellà (Barcelona).

Pregunta. ¿Es profesor?

Respuesta. Informático. A mediados de la década de 1990 trabajaba en una universidad, ayudando a los profesores a usar Internet. Sólo lo empleaban para la transferencia de información y el resto se perdía.

P. ¿Hoy no es lo mismo?

R. Se habla mucho de que la Web 2.0 aporta interactividad, pero ya la teníamos antes, sólo que las herramientas eran difíciles de aprender. Pensé que podría construir algunas para los profesores y, como no sabía mucho sobre educación, hice un master y un doctorado.

P. ¿Para crear Moodle?

R. Sí, dejé la Universidad y trabajé tres años en esto, de la mañana a la noche. A mi mujer le costaba mucho entender que le dedicase tantas horas

P.  ¿Lo programó solo?

R. Sí. Impartí algunos cursos de un master usando Moodle y así tenía feedback de los estudiantes sobre qué cosas añadir, qué cambiar. Finalmente, lo puse en una web. Se creó una comunidad dispuesta a usarlo en sus escuelas y ayudar.

P. Es un buen ejemplo del poder de la comunidad.

R. Un poder creciente y no dirigido. Si intentas controlarlo, puedes provocar muchos conflictos. Mi trabajo consiste en concentrar ese poder y lanzarlo en una dirección, para que las cosas se hagan.

P. ¿Cómo se consigue eso?

R. Tenemos un servidor donde se introducen los fallos, sugerencias, novedades… todo se discute allí y cualquiera puede ver en qué trabajan los demás, abierto y transparente. Lo más popular es prioridad.

P. ¿Si usted dice que Moodle necesita algo, pero la comunidad discrepa, ¿no se hace?

R. No.

P. ¡Eso es confiar en la inteligencia colectiva!

R. Como líder, a veces debo tomar decisiones porque 100 personas no tienen por qué ser creativas o es difícil votar. Pero generalmente la colectividad da buenas indicaciones. La concentración de energías se ve muy bien en las conferencias, donde viene mucha gente.

P. Moodle es gratuito. ¿De dónde sacan el dinero?

R. He montado una empresa y pago a los 12 programadores del núcleo de Moodle. Además, tenemos desarrolladores que colaboran desde universidades y empresas: ellas les pagan por las mejoras que hacen y, al ser software libre, su trabajo se pone después a disposición de todos.

P. ¿A qué se dedica su empresa?

R. A Moodle, instalación, costumización, consultoría. Tenemos asociaciones con 40 compañías y dan el 10% de lo que ganan a mi empresa.

P. ¿Qué le gusta más de Moodle?

R. Que está diseñado para ser modular, todo se puede quitar y poner, excepto los foros: son el alma de Moodle.

P. ¿Y los estudiantes?

R. En el fondo Moodle es un sistema de control. Convierte la institución en un entorno protegido dentro de Internet y da mucho poder a los profesores, que pueden tener toda la información sobre sus alumnos. Los estudiantes a quienes gusta ser dirigidos aman Moodle. El resto, no.

P. ¿Moodle está cambiando la educación?

R. Moodle no, Internet. Moodle sólo enseña a usarla. Internet está cambiando cómo se educa, al permitir conectarse los unos con los otros y dar acceso a la información. Los educadores deben enseñar cómo aprender y no qué aprender.

P. ¿Está cambiando también al sistema educativo?

R. Moodle permite que las instituciones se puedan interconectar, muy interesante de cara al futuro. Ahora los profesores están encerrados en sus escuelas y hacen lo mismo una y otra vez.

P. ¿Piensa en una escuela virtual global?

R. Pienso en que los profesores contacten entre ellos. Con Moodle pueden crear comunidades de un mismo nivel, cultura, idioma, explicar cómo enseñan, sus técnicas y mejorar.

P. ¿La educación debería ser totalmente virtual?

R. No tiene por qué. Es bueno que los profesores usen la red, pero sigue siendo necesario verse cara a cara. De todas formas, la educación virtual es real, que quede claro. Usamos un medio de comunicación, pero la educación es real. Aunque las cosas sucedan en la pantalla o en el teléfono, son reales.

Tomado de El país, España

El arte de descubrir fraudes en la ciencia

Deja un comentario

Tomado del Boletín de Ciencia y Tecnología del CONICIT (Costa Rica)
no. 68 – Marzo 2008
Julie Clayton
13 febrero 2008
¿Cómo pueden los periodistas saber si lo que afirma un científico es verdad? Julie Clayton ayuda a los reporteros de ciencia a revisar la calidad de las aseveraciones científicas e, incluso, detectar a quienes cometen fraude.

 

La mayoría de los científicos son honestos, aunque algunos cometen fraude cuando engañan deliberadamente a sus colegas o al público con falsas aseveraciones. Pueden describir experimentos que nunca han tenido lugar, referir pacientes que no existen o distorsionar información e ilustraciones para parecer más convincentes.

 

El médico noruego Jon Sudbø inventó más de 900 pacientes en un estudio publicado en 2005 por The Lancet, donde afirmaba que analgésicos comunes ayudaban a proteger contra el cáncer oral [1]. El médico alemán Jan Hendrik Schön falsificó información en numerosos artículos, incluyendo 15 publicaciones en las revistas de más alto nivel en el escenario científico, Nature y Science. Más recientemente, el científico surcoreano Hwang Woo Suk inventó datos que se publicaron en Science, afirmando que había obtenido células madre a partir de embriones humanos [2,3]. En los tres casos, las retractaciones se hicieron una vez que los fraudes fueron publicados.

 

Es importante que los medios informen sobre los fraudes científicos de tal manera que pueda responsabilizarse a la comunidad científica por el mantenimiento de estándares en la investigación, la que suele financiarse con fondos públicos. La comunidad científica no sólo debiera actuar velozmente para castigar el fraude, sino también cuestionar la negligencia de los coautores por no conocer y comprender más sobre el trabajo que se va a publicar e impedir que ocurra un fraude.

 

Al informar sobre un fraude, los medios también pueden ayudar a proteger al público de los embaucadores que, por ejemplo, hacen que los pacientes tarden en recibir un tratamiento apropiado en beneficio de un medicamento no aprobado, como ocurrió recientemente con pacientes con SIDA en Sudáfrica [4]. Además, la reputación de los medios está en juego si una afirmación fraudulenta ha tenido publicidad en el pasado.

 

¿Por qué es tan difícil detectar el fraude?

 

Los científicos, por regla, siguen un código de conducta convenido. Comienzan con experimentos diseñados para responder a una pregunta científica o crear un nuevo producto. Presentan los resultados a sus colegas y luego los publican en una revista científica. Una revista de buena calidad requiere de expertos independientes que certifiquen que los resultados del artículo son válidos. Este proceso se conoce como revisión por pares. 

El proceso de revisión por pares significa que los periodistas pueden habitualmente asumir que el trabajo publicado es de calidad y vale la pena cubrirlo. Y esto suele ser verdad. Pero la revisión por pares no está diseñada para detectar fraude, y tanto los pares que revisan, como los periodistas, pueden ser engañados por un fraude bien disfrazado.

 

Después de todo, los revisores no son testigos de los experimentos, por lo que deben confiar en que el estudio es honesto, y pueden pasar por alto si los datos han sido inventados o alterados. El fraude frecuentemente sólo sale a la luz cuando otros científicos son incapaces de replicar los resultados. Los periodistas no expertos tienen pocas posibilidades de descubrir tal farsa.

 

A veces, sin embargo, los embaucadores se burlan de manera tan obvia de los estándares normales de la conducta científica, que los periodistas bien informados son tan capaces como los científicos de dar la voz de alarma. Por ejemplo, cuando omiten completamente la evidencia científica y se basan en la observación anecdótica, incluso en un informe publicado. En estudios clínicos, pueden no registrar detalles de sus experimentos ante las autoridades reguladoras o negarse a que los resultados de los ensayos queden disponibles para análisis independientes.

 

¿Cómo se puede mejorar la detección de fraudes?

 

Los siguientes consejos apuntan a que los periodistas estén mejor preparados para juzgar la calidad de las aseveraciones científicas y para detectar el fraude:

 

Familiarizarse con un campo de investigación

 

Asistir a conferencias científicas o visitar institutos de investigación y conocer científicos en áreas de interés específicas para descubrir sus objetivos, métodos y progreso, además del tipo de críticas que podrían tener hacia el trabajo de otros.

 

Visitar bibliotecas universitarias o usar bases de datos en Internet, tales como PubMed, para encontrar publicaciones sobre un tema particular o de un autor específico, permite obtener una mayor comprensión de los estudios individuales. Aunque los artículos de investigación primarios podrían tener demasiada jerga y detalles técnicos para que los comprenda un lego, los artículos de revisión, que exploran ideas e hipótesis, podrían ser más fáciles de seguir y presentan una visión más general de un área en progreso.

 

Comprobar la calidad de la revisión por pares

 

Preguntar al científico si su afirmación está publicada en una revista con revisión por pares. Incluso si la respuesta es sí, no asumir que esto es una señal de calidad. Cada revista tiene distintos criterios y prácticas, y por tanto, la calidad de la revisión por pares varía. Si es posible, es importante averiguar la calidad de la revista en cuestión. Para hacerlo, se puede consultar directamente a los científicos o comprobar con bibliotecarios de universidades si la revista es reconocida. Las revistas de alta calidad tienden a ser ampliamente leídas y más frecuentemente citadas en artículos académicos.

 

Los periodistas también podrían probar el motor de búsqueda Google Scholar en Internet, un recurso gratuito que califica los resultados de acuerdo con el número de veces que un artículo es citado por otros, indicando por consiguiente la importancia relativa dentro de la comunidad científica.

 

Si no se está seguro sobre la calidad de una revista, es necesario averiguar las limitaciones del estudio. ¿Era demasiado preliminar, o el tamaño de la muestra era muy pequeño como para ser aceptado en una revista de mayor calidad? Un científico honesto reconocerá de inmediato la debilidad de un estudio y la necesidad de más investigación. En cambio, uno menos escrupuloso podría exagerar la importancia y trascendencia de los resultados y negar que falta alguna información.

 

Si se descubre que el artículo ha sido rechazado para su publicación, averiguar la razón. Puede que sea un trabajo honesto, pero pobremente diseñado o insuficiente en algún aspecto. Otra posibilidad es que haya sido enviado a una revista inapropiada y que, a pesar de considerarse buena ciencia, su ámbito sea muy reducido para una revista de interés más amplio, como Nature o Science, por ejemplo. Entonces, nuevamente, los autores podrían haberse negado a rediseñar o ampliar su estudio, por temor a que sus afirmaciones resulten ser equivocadas.

 

Cuestión de números

 

¿Son las cifras consideradas en un estudio apropiadas y suficientes para el tipo de investigación involucrada? Los ensayos clínicos, por ejemplo, avanzan a través de tres fases reconocidas, desde pruebas iniciales de seguridad con sólo unos pocos individuos, hasta pruebas más amplias de efectividad que involucran a cientos y luego a miles de personas. Esto revelará si un resultado ha surgido por casualidad o no (su significación estadística), permitiendo que se saquen conclusiones con mayor exactitud. Incluso si las estadísticas parecen respaldar la aseveración, es bueno chequearlas con un experto independiente, porque los errores pueden ocurrir y ocurren, incluso en las revistas más destacadas.

 

Ser crítico si la afirmación se hace en una declaración pública

 

Un periodista que durante una entrevista, conferencia de prensa o seminario escucha una afirmación no publicada, debiera investigar más sobre la manera como se condujo el estudio y responder las siguientes preguntas (que también pueden servir para un estudio publicado):
¿Cuán confiable es el científico o científica entre sus pares? Preguntar directamente a otros científicos puede dar una rápida indicación. Otra posibilidad es que la revisión de una base de datos en Internet, como PubMed, podría mostrar con cuánta frecuencia el trabajo de esta persona es citado por otros.

 

¿Pertenece el científico a una institución científica reconocida?

 

¿Cómo fue financiado el estudio? El protocolo de un estudio financiado con fondos públicos, por ejemplo, ha sido escrutado por expertos para competir contra otros por el financiamiento.
¿Es probable que el autor lucre con la venta de productos relacionados con su estudio? Aunque muchas revistas solicitan que los autores declaren cualquier interés financiero involucrado, algunos científicos no lo hacen.

 

Buscar expertos para que aconsejen y comenten

 

Encontrar a un experto independiente que comente es la forma más confiable de juzgar la validez de un estudio. Cuando se entrevista a los científicos, vale la pena preguntarles por los datos de contacto de otros científicos que estén haciendo un trabajo similar. Otra posibilidad es identificar a un experto relevante para que revise el comité editorial de una revista, en el caso de que sea una de buena reputación.

 

Usar la base de datos PubMed para ver quién ha publicado algo en la materia, o examinar la lista de expositores en una conferencia relevante, que se puede encontrar anunciada en una revista o en la página web de una sociedad científica. Universidades locales, centros de investigación, agencias de financiamiento o departamentos gubernamentales también podrían proporcionar una lista de académicos deseosos de hablar con los medios.

 

Revisar la aprobación ética y regulatoria

 

Si el estudio es un ensayo clínico y afirma proporcionar evidencia para el tratamiento, vacuna o cura de una enfermedad, revisar que tanto los detalles relacionados con la composición de la droga o vacuna, como cualquier efecto secundario tóxico, estén públicamente disponibles. Asegurarse de que los investigadores sean médicos oficialmente registrados y que el ensayo o producto haya tenido aprobación ética y regulatoria, ya sea para experimentar o para comercializarlo.

 

Actualmente hay bases de datos públicas, como la del servicio de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, ClinicalTrials.gov, donde se pueden registrar los ensayos clínicos. Hoy todas las revistas de calidad más destacadas insisten en que éstas sean mencionadas en los artículos publicados.

 

Comprobar los hechos

 

Los periodistas deben tener certeza de su evidencia, pues una acusación de fraude podría arruinar la carrera de una persona. Deben chequear sus datos con más de una fuente y también anticipar que podría serles difícil persuadir a algunos investigadores de pronunciarse contra un colega. Un científico acusado podría amenazar con demandar por calumnias a un periodista o a su medio, en cuyo caso sería sabio pedir el consejo de un abogado antes de publicar.

 

En conclusión, vale la pena recordar que la mayor parte de la ciencia es honesta y que el fraude es difícil de detectar. Sin embargo, si se siguen los pasos antes descritos, un periodista ciertamente podrá fortalecer sus habilidades y reputación para cubrir estudios científicos precisos y de buena calidad y, tal vez, sorprender a un embaucador en el acto. 

REFERENCIAS

 

[1] Sudbø, J., Lee, J.J., Lippman, S.M. et al. Non-steroidal anti-inflammatory drugs and the risk of oral cancer: a nested case-control study. The Lancet 366, 1359-1366 (2005)

 

[2] Hwang, W.S., Ryu, Y.J., Park, J.H. et al. Evidence of a pluripotent human embryonic stem cell line derived from a cloned blastocyst. Science 303, 1669-1674 (2004)

 

[3] Hwang, W.S., Roh, S., Lee, B.C. et al. Patient-specific embryonic stem cells derived from human SCNT blastocysts. Science 308, 1777-1783 (2005)

 

[4] Bolognesi, N. Bad Medicine. Nature Medicine 12, 723-724 (2006)
Cortesía de
 

 

El gran aporte de EARTH

Deja un comentario

Editorial del diario La Nación, de Costa Rica, publicado el martes 11 de diciembre de 2007

  • Gracias a su solidez y visión, hoy es una universidad de clase mundial
  • Al hablar en la XV graduación, Muhammad Yunus hizo honor a sus valores

Costa Rica alberga dos instituciones internacionales de educación superior de las que tenemos razones de sobra para sentirnos orgullosos, por su calidad, trascendencia, capacidad de evolucionar con los tiempos, y los claros múltiples que brindan, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Se trata del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), fundado en 1964 y que, desde hace algunos años, se proyecta como la Escuela de Negocios Incae, una de las más reconocidas de América Latina, y la Escuela Agrícola Regional del Trópico Húmedo (EARTH), creada por ley en 1986, abierta en 1990 y hoy convertida en Universidad Earth.

Esta última institución celebró el viernes pasado su XV graduación, en la que 90 jóvenes (hombres y mujeres) de 21 países de América Latina, África y Asia, obtuvieron su título de ingenieros agrónomos. En la ceremonia, que contó con la presencia del presidente Óscar Arias y presidió el rector, José Zaglull, el orador de fondo fue Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz 2006, y quien, por su trabajo en el desarrollo de microcréditos en su país, Bangladesh, y mucho más allá, es mundialmente conocido como “el banquero de los pobres”.

Con su mensaje de responsabilidad individual y social, de solidaridad hacia nuestros semejantes, de confianza en las capacidades de los seres humanos y de búsqueda de soluciones prácticas a acuciantes problemas de la humanidad, Yunus representa los valores que, junto a su gran solidez académica, son consustanciales al quehacer y la misión de Earth. Por esto, y por su inspirador mensaje, recogido parcialmente en una entrevista que publicamos en nuestra edición del sábado, fue un enorme acierto invitarlo para su conferencia magistral, y un merecido homenaje distinguirlo con el primer doctorado honoris causa que concede la institución.

Cuando se decidió su creación, algunos sectores retrógrados –de índole similar a los que, ahora, rechazan nuestra inserción plena en la economía internacional– se opusieron a Earth con argumentos tan absurdos como que representaría una competencia indebida a la Facultad de Agronomía de la Universidad de Costa Rica, que sería una especie de Caballo de Troya académico de los Estados Unidos, o que se convertiría en una carga innecesaria para el Estado.
Nada de esto sucedió, sino todo lo contrario. Como institución privada sin fines de lucro, Earth posee un modelo organizativo que combina la independencia de sus decisiones con una sólida vinculación a las comunidades, los sectores productivos y las fundaciones internacionales. Además, anualmente gradúa sólidos profesionales con un profundo sentido solidario y capacidad de liderazgo, lo cual los convierte en positivos agentes de cambio dentro de sus comunidades, tal como Yunus, dotado de cualidades excepcionales, logró serlo en Bangladesh.

Earth es, en estos momentos, una referencia mundial en el ámbito de la enseñanza, la investigación y la integración comunal de la actividad agrícola, y ha añadido a su sede de Guácimo, Limón, la mayor parte de la finca La Flor, donada por Marjorie de Oduber, para establecer el campus “Daniel Oduber Quirós”, especializado en agricultura del trópico seco. Fiel a su misión internacional, cada vez ha diversificado más su población estudiantil y cuerpo docente, pero su aporte más directo, en graduados e impacto de múltiple índole, se da en Costa Rica.

Con la graduación del jueves, llegó a 1.182 el número de profesionales que han salido de sus aulas, laboratorios y campos de práctica; una verdadera legión de abanderados del desarrollo, que hace honor a las dos últimas líneas de su himno: “La Earth es progreso, la Earth es trabajo / nuestro orgullo está en la Earth”.

Principios existenciales en educación

Deja un comentario

Incluimos en esta nota dos artículos publicados en el diario La Nación (el 18 y 25 de noviembre), con los comentarios acerca de las ideas del Presidente de Francia sobre lo que debe ser la educación. Estos pensamientos fueron presentados con motivo del inicio del curso lectivo en ese país. Sin duda son argumentos y pensamientos que todos, padres de familia, estudiantes y docentes, debemos considerar y reflexionar sobre ellos. Más aún tratándose de quienes, como nosotros los bibliotecarios, trabajamos con información, insumo fundamental de la educación y del conocimiento que deben ser comunicados y aprendidos.

Sarkozy y la educación

 

Dra. Lastenia Ma. Bonilla S.
Directora Fundación Víctor García Hoz

 

Por las ‘casualidades’ de la vida, llegó a mis manos un comentario al discurso que dio el presidente de la República de Francia a los educadores, cuando, el pasado setiembre, se inició el año lectivo en ese país.

Me impresiona la claridad que tiene Sarkozy sobre la situación actual de la educación en su país, y me impresiona también seguir observando que esa situación que él describe de alguna manera está ‘globalizada’; es decir, sus palabras pueden ser aplicadas, si no a todos los países del mundo, sí a muchos de ellos, incluido Costa Rica.
Una primera idea: “Por una especie de reacción pendular, desde hace unos decenios, en vez del saber, ahora en el centro de la educación se coloca la personalidad del niño.

Otorgar más importancia a lo que el niño tiene como particular y propio, aquello por lo que se manifiesta su individualidad, su carácter, su psicología, resulta algo necesario, saludable. (…) Pero al valorar de manera excesiva lo espontáneo, de tanto tenerle miedo a dañar la personalidad, al no ver la educación sino a través del prisma de la psicología, se cayó en el extremo contrario. Se dejó de lado la transmisión.” La transmisión tanto de conocimientos como de virtudes, valores y cultura básica general, como, por ejemplo, conocer los grandes compositores de la historia, los pintores, las vidas de grandes humanistas, etc.

Siempre la educación ha sido difícil, porque la correcta educación se halla en un punto medio y los humanos muchas veces nos movemos de un extremo al otro. Recordemos la frase tan conocida: el niño es bueno, la sociedad lo corrompe; por lo tanto, hay que dejarlo hacer, dejarlo que ‘espontáneamente’ llegue a alcanzar la máxima educación. ¿Es posible esto? Se demostró que no. Se eliminó la posibilidad de demostrarle al niño que no todos los comportamientos son adecuados dentro de la sociedad y, por eso, en la actualidad sufrimos una agresividad incontrolable dentro de algunas instituciones educativas.
Virtud del esfuerzo. Se desvalorizó la virtud del ‘esfuerzo’; y ahora muchos pretenden ganar el año sin dedicar horas al estudio serio. “La educación le debe inculcar al joven el gusto por el esfuerzo; hacerle descubrir como una recompensa la alegría de comprender, después de un largo trabajo pensando”.
Se desvalorizó la virtud del respeto y ahora el niño le grita, le exige, le impone al adulto; o lo que es peor, el adulto viola su responsabilidad, para satisfacer un deseo ‘espontáneo’; o se rompen la regla de no comer en clase, por el simple hecho de tener hambre. “El respeto, justamente, debería dar fundamento a toda la educación”.
Se desvalorizó la virtud de la honestidad, y ahora fácilmente se copia un trabajo, un examen, etc. No se conoce la palabra plagio. Se desvalorizó la virtud de la fidelidad, y los secretos contados a un amigo ya no se reservan, son vox populi ; no se diga nada de la palabra dada frente a un altar –es decir, frente a Dios–, con el fin de permanecer juntos en las buenas y las malas: esto son voces del pasado y de un pasado que ya se va viendo muy lejano.
Ahora, a los jóvenes no se les puede enseñar cómo ‘vestirse’ adecuadamente para ir a un centro educativo, a una reunión familiar, a una celebración académica. Se dice: ‘el quiere vestirse así, que lo haga’. Esto lleva consigo que, muchas veces, no es posible conseguir la solemnidad de un acto importante; por ejemplo: el graduado llega a la celebración con un jeans roto en varias partes. Algunos dicen: el hábito no hace al monje, y es cierto, pero esto no quiere decir que es conveniente que el monje ande sin hábito; ya se ha demostrado lo peligroso de esta costumbre, pues a algunos monjes no se les ha reconocido como tal por andar de laicos y, al final, han perdido su vocación religiosa.
Esta misma idea vuelve a enfatizarla Sarkozy en otro párrafo, con una síntesis muy acertada: “Sin duda, en la educación había cultura en exceso y no suficientemente natura. Ahora, quién sabe si no hay exceso de natura y demasiado poco de cultura. Antes se valoraba en demasía la transmisión del saber y de los valores. En cambio, ahora no se le da suficiente peso”.
Esto es una realidad constatada día a día por todos. Baste un ejemplo: en una sesión de un curso de maestría que daba a futuros docentes, hablé de Picasso, Rembrandt, Beethoven, Miguel Ángel…, y cual fue mi sorpresa al mirar caras de desconcierto. No sabían quiénes eran: ¿cómo van a transmitir cultura quien no posee estos conocimientos? Con esto no quiero generalizar, ni infravalorar a los docentes, sino más bien hacer pensar.
Segunda idea: Estos planteamientos sociales de no dañar la ‘personalidad del niño’ con el comportamiento del adulto, ¿en qué concluyeron? Lo dice el mismo Sarkozy: “Con lo anterior se resquebrajó la autoridad de los maestros. También la de los padres y de las mismas instituciones”. Estoy realizando una investigación que me exige entrevistar a varios docentes del sistema público, y corroboro esa aseveración. Ahora bien, pienso que cualquier padre de familia también lo evidencia constantemente, ya sea con sus hijos, ya sea con los hijos de sus amigos. Por ejemplo, un director de un liceo capitalino dice a los alumnos que entren a las aulas, y ¿quién entra? Un 30-40%, los otros permanecen afuera, y toman dos posturas: o darse la vuelta para no oírlo ni verlo, o decirle: no quiero entrar, o estoy cansado. Un profesor de una institución me cuenta que llama a los padres para comunicarles el mal comportamiento de su hijo y para que firmen la boleta, y ellos no vienen, no les interesa que sus hijos pasen de año, porque si pasan en pocos años salen graduados de la institución y no reciben la beca que les da el Gobierno. ¿Es esto educar?
Tercera idea: otra consecuencia de todo esto es el fracaso escolar que “llegó a proporciones que ya no resultan aceptables”. En Costa Rica, estamos hablando de un 70- 75% de los jóvenes, que hoy se encuentran fuera del sistema educativo. Algunas veces me permito decir que no entiendo cómo las personas que están en los puestos jerárquicos más altos del Ministerio de Educación pueden dormir, sabiendo que la sociedad costarricense se desgrana día a día, la ignorancia aumenta, y por lo tanto la pobreza se agiganta. Nuestra sociedad en pocos años será una sociedad con mayoría de analfabetos. ¿Seremos competitivos? ¿Tendremos personas capacitadas para laborar en las grandes empresas multinacionales? ¿Tendremos poder adquisitivo? En palabras de Sarkozy: “Aumentó la desigualdad ante el saber y la cultura, allí mismo donde la sociedad del conocimiento imponía por doquier su lógica, sus criterios y sus exigencias. De allí que bajaron las posibilidades de promoción social de los niños cuyas familias no podían transmitir lo que la escuela ya no transmitía”.
Cuarta idea: Al vislumbrar esta realidad, se podría entrar en un pesimismo, pero esta no es la mejor opción, sino que debemos crecernos ante las dificultades y seguir el consejo de Sarkozy: “Educar es difícil. Para lograr la meta, no es raro que haya que volver a empezar. No cabe desanimarse. No cabe tener miedo a insistir. En cada niño brota un potencial que ansía ser explotado.”
Hace algún tiempo escribí un artículo en este mismo periódico y lo titulé “No más parches”. Sigo insistiendo en lo mismo; hay que ir a las raíces, no poner curitas ocultando la herida, sino abrir la herida, sacar el pus y limpiar, limpiar, y empezar a construir de nuevo. Invito al Presidente de la República de Costa Rica y al Ministro de Educación a leer este ejemplar discurso, y, entre todos, refundemos la educación costarricense. O mejor dicho por Sarkozy: “Llegó el tiempo de volver a fundar. Los invito a esta nueva fundación. La empujaremos juntos. Ya nos está cogiendo tarde”.

 

 

Principios existenciales en educación

 

Dra. Lastenia Ma. Bonilla S.
Directora Fundación Víctor García Hoz

 

“No se educa a un niño dejándolo hacer lo que le viene en gana” (Sarkozy)
Los pensamientos de Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, en su carta a los educadores –que comenté el domingo pasado en esta sección– sigue permitiéndonos profundizar más en los principios esenciales que deben regir tanto la educación como la sociedad. Me refiero a dos ideas básicas.
Primera idea: “Porque queremos y respetamos a nuestros niños, tenemos el deber de enseñarles a ser exigentes con ellos mismos. Tenemos el deber de enseñarles que no todo vale igual, que toda civilización descansa sobre una jerarquía de valores, que el alumno no es igual al profesor. Tenemos el deber de enseñarles que nadie puede vivir sin límites y que no puede haber libertad sin reglas. ¿Qué clase de educadores seríamos si no les enseñáramos a nuestros niños a establecer la diferencia entre el bien y el mal, entre lo lícito y lo que queda prohibido?”. Esto es preparar ciudadanos libres, no libertinos. Esto es educar.
Pero los primeros que deben definir claramente la diferencia entre el bien y el mal son los padres y los que laboran en el MEP o, mejor dicho, todo adulto: desde el Ministro de Educación, los asesores, los supervisores, los directores de las instituciones, los docentes, los conserjes, las secretarias; desde el padre de familia de preescolar hasta el de 11.º año.

Una docente me comentaba: “Una vez le dije a una alumna de sexto que debía tener una falda un poco más larga y cerrarse los botones de la blusa, y me respondió que solo observara a otra docente, compañera mía”. Razón tenía. Un director me dijo que no podía exigir puntualidad a algunos docentes porque una vez le solicitaron una definición exacta de puntualidad. La pidió al MEP y esta nunca llegó. La discusión era si debía llegar a la hora exacta o diez minutos antes o había algún margen posterior.

Hasta las raíces. Hay que llegar a las raíces, hay que volver a la antropología filosófica, hay que replantearse: ¿quién es el ser humano?, ¿qué es el amor?, ¿qué es la libertad?, ¿dónde radica la felicidad? No olvidemos que Bush y Castro hablan de libertad, pero su concepto difiere notoriamente. En un estudio comparativo que realicé con base en los libros de Friedman, liberal, economista y premio Nobel, sus palabras hablan de una libertad absoluta cuando se refiere a la persona sobre sí misma. Nosotros, en el bien y el mal, incluimos una limitante: el mal no se puede hacer porque destruye a la persona y, por lo tanto, ese acto no debe ser elegible. Por ejemplo, no estudiar, drogarse, falsificar, mentir…
“La sensación de impunidad representa un desastre para el niño, que pone a prueba los límites que le impone el mundo de los adultos. No se educa a un niño dejándolo creer que puede hacer lo que le venga en gana, que solo tiene derechos y ningún deber”. Yo hablaría, más bien, de los límites que le impone su condición de persona. No es malo el drogarse porque un adulto se lo diga, sino que es malo porque destruye las funciones propias del ser humano: pensar, ser libre, etc. Es importante, muy importante, clarificar los términos.
Debemos preguntarnos: “¿Qué queremos que lleguen a ser nuestros niños?”, y Sarkozy nos da la respuesta: “Hombres y mujeres libres, con asombro por lo bello y lo grande, que tengan corazón y espíritu, capaces de amar, de pensar por su cuenta, de ir al encuentro del otro, de abrirse hacia los otros, capaces también de forjarse en un oficio y de vivir de su trabajo”. Y en otro lugar: “Recompensar el mérito, sancionar el error, cultivar la admiración de lo que es bueno, de lo que es justo, de lo bello, de lo grande, de lo verdadero, de lo profundo, y el menosprecio a lo malo, lo injusto, lo feo, lo pequeño, lo mentiroso, lo superficial, lo mediocre. Así es como el educador sirve al educando del que es responsable, y como mejor expresa el amor y el respeto que le tiene”. Es decir: “Nuestros jóvenes necesitan más humanismo y más ciencias. En esos dos campos, ya hemos cedido demasiado”.
Segunda idea. “Si, por encima de todo, quiero que la escuela siga laica es porque, desde mi punto de vista, lo laico constituye un principio de respeto mutuo y que abre un espacio de diálogo y de paz entre las religiones, pues representa el medio más seguro para luchar contra la tentación del encierro religioso (…). Sin embargo, me asiste la convicción de que no se debe dejar el hecho religioso en la puerta de la escuela. La génesis de las grandes religiones, sus visiones de mundo y del hombre se han de estudiar, por supuesto que no bajo cualquier perspectiva de proselitismo, tampoco desde un enfoque teológico, sino desde un análisis sociológico, cultural, histórico, que permita comprender mejor la naturaleza del hecho religioso. Lo espiritual, lo sagrado, desde siempre han acompañado la aventura humana” .
El concepto de “laico” que aquí parece dibujarse es un término que promueve el respeto a la diversidad de creencias o de religiones, no como es utilizado por algunas personas, en el sentido de rechazo absoluto a toda idea o comportamiento religioso. En la historia universal siempre ha habido, y sigue habiendo, manifestaciones religiosas pues el ser humano es un ser creyente. Algunas de las manifestaciones religiosas han cambiado el rumbo de la misma historia, como también lo han hecho líderes antirreligiosos, solo que en sentido contrario.
Profundidad en las convicciones. Las religiones en general promueven la paz, la concordia y el respeto al otro. Si promoviéramos más la vivencia de las enseñanzas religiosas, tendríamos una mejor sociedad. La religión no promueve la mentira, el odio, la injusticia, la intolerancia… Si alguna religión pretendiera eso, no sería verdadera religión pues todas ellas, por el simple hecho de ser una búsqueda o encuentro con la divinidad, no puede pretender otra cosa que la misma perfección, ya que Dios es perfecto.
Solo hay un punto que no comparto de las palabras de Sarkozy. Mi experiencia educativa me lleva a promover el estudio de la religión desde un enfoque teológico pues, si lo hacemos desde un análisis sociológico, no estaremos aprendiendo religión sino sociología. La persona actual requiere profundidad en sus convicciones y las tendrá cuando profundice científicamente en su propia religión, sea cual sea. Ahora bien, un estudioso de la religión no tiene por qué ser fanático ni intolerante, sino todo lo contrario.

 

(Termino invitando a todos a leer la carta a los educadores de Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, y a reflexionar sobre sus palabras. Si alguien desea obtenerla o desea participar en la mesa redonda que organizaremos, puede escribirme a vigahoz@racsa.co.cr).

 

La Educación Superior en el Mundo 2007

Deja un comentario

Acreditación para la Garantia de la Calidad : ¿Qué Está en Juego?

Autor: Global University Network for Innovation

 

Acreditación para la garantía de la calidad: ¿Qué está en juego? Serie GUNI sobre el compromiso social de las universidades.Esta serie de informes anuales de la Global University Network for Innovation (GUNI) analiza en profundidad las cuestiones clave que deben abordar las instituciones de educación superior en el siglo XXI, haciendo especial énfasis en el compromiso social de las universidades.El informe correspondiente al 2007, Acreditación para la garantía de la calidad: ¿Qué está en juego?, incluye artículos de 48 destacados académicos de todo el mundo que comentan, desde perspectivas regionales como teóricas, aspectos relacionados con la acreditación de la educación superior. Algunas de las cuestiones que se abordan son: ¿Cuáles son las raíces históricas y sociológicas de la acreditación? ¿Cuáles son los mecanismos actuales de acreditación? ¿Cómo se relaciona la acreditación con la educación transfronteriza? ¿Cuáles son las implicaciones financieras de la acreditación? ¿Cómo se puede evitar la corrupción académica? ¿Cuáles son los pasos para establecer una agencia de acreditación? ¿Cómo se garantiza la gobernanza en las agencias de acreditación? Este informe intenta ofrecer respuestas a estas preguntas basándose en un análisis teórico y en la evidencia práctica.  

La publicación puede ser consultada en la Biblioteca: 378 / E24e

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: