Crean dos refugios de vida silvestre en el país

Deja un comentario

MICHELLE SOTO M. msoto@nacion.com

Una de las especies que se conservará es la lapa verde

Dos nuevos refugios de vida silvestres se han creado en el país. Uno se encuentra en Sarapiquí, en Heredia, para apoyar la conservación de la lapa verde. El otro se ubica en Buenos Aires, en Puntarenas, y ayudará a reintroducir animales que fueron decomisados por los guardaparques.

Así lo dio a conocer el Consejo Nacional de Áreas de Conservación (Conac), dependencia del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), el cual aprobó su creación bajo la categoría de refugios privados.

El Refugio de Vida Silvestre Lapa Verde se encuentra en Chilamate de Sarapiquí y cuenta con una extensión de 509 hectáreas de bosque tropical lluvioso.

Al ser parte del corredor biológico San Juan-La Selva, el refugio de vida de Chilamate se suma a los esfuerzos de conservación de la lapa verde, especie que está en peligro de extinción.

Por su parte, el Refugio Nacional de Vida Silvestre Río General colinda precisamente con el río del mismo nombre que se encuentra en el cantón de Buenos Aires de Puntarenas.

Esa área protegida consta de 554 hectáreas, la mayoría de ellas corresponden a bosque secundario pues anteriormente eran destinadas a actividades agropecuarias.

En ambos refugios se impulsará la investigación científica.

Tomado de La Nación, Costa Rica

RedCLARA – Costa Rica

Deja un comentario

A través de la RedCONARE (antes CR2Net) Costa Rica se ha enlazado a la RedCLARA. RedCLARA es la red Internet avanzada que engloba a instituciones de educación superior de América Latina. El enlace a esta red permite a los investigadores, docentes y estudiantes de las instituciones participantes tener acceso a un ancho de banda mayor y, en consecuencia, mayor velocidad al buscar información, descargar archivos y documentación de todo tipo y generar mayores posibilidades de trabajo interdisciplinario con otras universidades del continente. Esta red es el equivalente a Internet 2 de Estados Unidos y Canadá y a otras similares en el resto del mundo.

En Costa Rica participan actualmente la Universidad de Costa Rica (UCR), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Un nuevo escarabajo se asoma entre copas de árboles de Limón

Deja un comentario

MICHELLE SOTO M. msoto@nacion.com

Envuelto en una coloración negro brillante, un nuevo escarabajo llamó la atención de los investigadores de la reserva Veragua Rainforest, ubicada en Liverpool de Limón.

Se trata del Galissus nigrescens, el cual tiene un tamaño entre 2 y 2,5 centímetros.

Con esta especie, el género llamado Galissus llega a tener cuatro en total descritas en todo el mundo, dos en Suramérica y las otras dos pertenecen a Centroamérica, dieron a conocer Ubirajara R. Martins, María Helena M. Galileo y Rolando Ramírez Campos en un artículo publicado en Papéis Avulsos de Zoologia, revista científica del Museo de Zoología de la Universidad de São Paulo, en Brasil.

Entre las copas.Galissus nigrescens es un tipo de escarabajo de “cuernos” largos, una característica propia de las familias Cerambycidae y Disteniidae.

No es fácil de verlo. De hecho, rehúye los métodos de captura que usualmente emplean los investigadores en la reserva.

“(Esta especie) no va a las trampas de luz, ni a las de frutas. Logramos atraparlo gracias a la ayuda de una red”, dijo Ramírez.

La historia se remonta al 2010. En una salida de campo, Julián Salazar (asistente de Ramírez) observó que en la copa de un árbol (Casearia arborea) se estaba dando mucha actividad de insectos alrededor de las flores.

Con ayuda de una red, Salazar y Ramírez procedieron a capturarlos. Solo en esa oportunidad lograron contabilizar 33 especies de escarabajos longicornios (antenas largas) y entre ellos, uno que parecía ser nuevo. “Lo vi y no se me parecía a nada que conocía; ahí empecé a sospechar (de una nueva especie)”, narró Ramírez.

Ya en el laboratorio, se contaba con seis ejemplares tanto de machos como de hembras.

Algunas características de los especímenes eran similares a la especie ya descrita para Costa Rica y Panamá, pero esta tiene una coloración azul con negro mientras que Galissus nigrescens es negro brillante con tegumento (tipo de esqueleto que sirve de recubierta) de tonalidad roja.

Eso los hace escarabajos del mismo género, pero de especies diferentes.

Por el momento, Galissus nigrescens solo se ha reportado en Costa Rica y por tanto, se dice que es endémica. Lo cierto es que es el primer registro que se conoce en el gremio científico, dicen ellos.

Historia natural. Gracias a las observaciones de Ramírez, se pudo recabar información sobre la historia natural de la especie.

Por ejemplo, ahora se sabe que Galissus nigrescens es un insecto diurno que está presente en la época del año comprendida entre los meses de mayo y agosto.

Asimismo, se sabe que la especie vive en las copas de los árboles Casearia arborea y Tuerckheimii coccoloba a una altura entre 15 y 25 metros.

Este escarabajo se alimenta de las flores y, por esta razón, se desempeña como polinizador. También se observaron apareamientos en las flores y las hojas. “Cupulan sobre las flores y luego la hembra se va a poner los huevos sobre un tronco caído; pero esto último no se ha podido determinar”, dijo Ramírez.

Tomado de La Nación, Costa Rica

Talleres de Prezi

Deja un comentario

Durante varias semanas la Biblioteca ofreció un total de 6 talleres sobre Prezi. Prezi es una aplicación en línea para elaborar presentaciones. Cumple las funciones de PowerPoint, pero de una forma más dinámica, novedosa, llamativa y flexible. Permite la elaboración colaborativa de las presentaciones, lo que estimula el trabajo en equipo sin importar donde se encuentren sus miembros.

Aquí hay algunas imágenes de uno de los talleres.

Entre estudiantes, profesores y funcionarios, se capacitó a cerca de 120 personas en esta herramienta.

 

 

 

Una simple botella de plástico…

1 Comentario

A pesar de tantos esfuerzos tratando de hacer conciencia en las personas sobre los problemas que enfrenta nuestro medio ambiente, parece que son pocas las que realmente lo comprenden o se preocupan por ello. Veamos este aleccionador vídeo.

Pongamos la comida primero

1 Comentario

Motivos de más para hacer mejor nuestro trabajo.

 

 

Este vídeo fue enviado por nuestro compañero Carlos Sandí.

Suelo del manglar Térraba-Sierpe sería vital contra cambio climático

Deja un comentario

MICHELLE SOTO M. msoto@nacion.com 

¿Quién iba a pensar que ese lodo que yace en los manglares podría sumarse a la lucha contra el cambio climático?

Miguel Cifuentes, investigador del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie), se dio cuenta de ello cuando recibió los primeros resultados del estudio que realizó en el manglar del humedal Térraba-Sierpe, ubicado en Osa.

“El suelo representa un 76% del total de carbono en el ecosistema, mientras que los árboles representan el 20%”, detalló Cifuentes tras ver que, mientras el carbono acumulado sobre el suelo alcanzaba entre 73 y 75 toneladas por hectárea, a un metro debajo de la superficie podían acumularse unas 300 toneladas.

Esta fue una de las conclusiones de la investigación realizada por Cifuentes en el marco del “Proyecto biodiversidad marino-costera en Costa Rica, desarrollo de capacidades y adaptación al cambio climático (Biomarcc)”, financiado por GIZ en apoyo al Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac).

Su fin era cuantificar cuánto “carbono azul” –el que capturan los ecosistemas marinos y costeros– poseía el manglar.

“Los manglares son ecosistemas marino-costeros con unas altas tasas de acumulación de carbono y una dinámica diferente. Un bosque terrestre tiene un máximo de acumulación, pero estos ambientes pueden mantener esas tasas por muchísimos años porque el carbono se acumula en el sedimento”, explicó Cifuentes.

Trabajo de campo. El equipo liderado por Cifuentes muestreó 28 sitios a lo largo de las desembocaduras de los ríos Térraba, Zacate, Guarumal y Sierpe.

Para ello, se marcó un tramo de 150 metros desde la línea costera hacia tierra adentro y se establecieron parcelas anidadas cada 25 metros. Se llaman así, pues una parcela grande (de 7 metros de radio) contiene otras más pequeñas que permiten medir diferentes componentes del ecosistema.

Se tomaron datos como diámetro de los árboles, porcentaje de regeneración, cantidad de madera caída y hojarasca, así como muestras de suelo.

En promedio, se calcularon entre 391 y 438 toneladas de carbono por hectárea en las cuatro desembocaduras. Comparado a los terrestres, los manglares poseen tanto carbono como los bosques nubosos que tiene el país.

Para Cifuentes, la clave está en el ecosistema como un todo, específicamente la relación entre el sedimento, las raíces y las mareas.

“Parte de la dinámica que hay en la interfase marino-costera es que existe un flujo y reflujo de las mareas, así como una mezcla entre agua dulce y salada. Entonces, por esa dinámica en que entra y sale el agua, se dan ciclos internos donde hay un mayor depósito de sedimentos. Si no se tuviera ese manglar, ese sedimento se perdería porque no hay raíces que fijen la materia orgánica”, dijo el investigador.

En el futuro, Cifuentes pretende estudiar el golfo de Nicoya y así cuantificar los servicios ambientales que proveen los manglares y sumarlos a un esquema de pago que ayude al desarrollo local.

“Inclusive apoyar al desarrollo de las estrategia REDD+”, señaló respecto al mecanismo de reducción de emisiones producidas por la deforestación y la degradación forestal.

Tomado de La Nación, Costa Rica

Entradas más antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: